miércoles, 25 de marzo de 2009

TIC, riesgo y complejidad. (2)

Imagen de decenas de 'nodos' inreconectadosLa complejidad podría definirse de una manera simple e intuitiva como la "suma" del número de componentes y conexiones entre ellos. Schneberger y McLean (2003) han propuesto una definición un poco más sofisticada - pero aún muy simple -. Ellos ven la complejidad dependiente del número de diferentes componentes del sistema, del número del tipo de vínculos, y de su velocidad de cambio. Aunque la primera definición parece ser similar a la adoptada por los autores del informe de la BCS / RAE, hemos adoptado la última ya que tiene bien en cuenta la complejidad creada por el aumento de la integración como se ha señalado anteriormente. La complejidad a que hace referencia el informe de BCS no es realmente compleja de acuerdo con esta definición porque sólo se habla de sistemas de componentes tecnológicos - que es cuando los componentes y los vínculos entre ellos son todos tecnológicos. Podríamos decir que esos sistemas sólo son complicados (Latour, 1999, p. 304). Uno podría decir, sin embargo, que los sistemas de TIC, como tecnología pura, contienen componentes tecnológicos de muchos tipos tales como componentes de gestión de bases de datos, componentes de seguridad y de comunicación. Sin embargo, la segunda definición dice que la complejidad "real" surge cuando componentes de diferentes tipos se han integrado. Este es el tipo de complejidad que surge cuando plataformas, aplicaciones, rutinas, prácticas y estructuras organizativas están integrados.

El capítulo escrito por Kallinikos señala tres cuestiones fundamentales. La primera de ellas es nuestra relación con nuestro mundo y el hecho paradójico de que cuanto más conocimiento (científico) tenemos sobre el mundo que habitamos y entre más tecnología avanzada desarrollamos para ayudarnos al control de nuestro mundo, más parece irse más allá de nuestro control, esto es, hay más riesgos. Los mejores ejemplos de esto son el calentamiento global y las posibles consecuencias del cambio climático, o incluso peor - los riesgos de una guerra nuclear que pueda destruir todo el planeta. Kallinikos atribuye esta paradoja al hecho de que por mucho conocimiento que producimos, nuestro conocimiento sobre nuestro mundo será incompleto. Además, nuestro mundo y el conocimiento acerca de él no son independientes. Cuando estamos produciendo conocimiento sobre nuestro mundo, al mismo tiempo estamos construyendo un mundo más complejo.

La segunda cuestión que examina Kallinikos se refiere al tiempo y lo que él llama la «orientación futura". En el núcleo de este argumento está el hecho de que nuestro mundo es inherentemente contingente e imprevisible. No podemos eludir este hecho a pesar del cálculo anticipado de todos los dispositivos que se supone nos ayudan a predecir el futuro - o al menos al cálculo de la probabilidad de diferentes escenarios. Además, la naturaleza contingente de nuestro futuro es una condición previa para muchas actividades. El mundo está constituido de manera abierta y plural, y se presta a iniciativas e intervenciones que podrían hacerlo diferente del actual. Sin riesgo no hay oportunidades y, por tanto, no hay lucro, y sin ánimo de lucro tampoco hay iniciativas económicas.

La tercera cuestión que discute Kallinikos es la relación entre tecnología y riesgo. La tecnología es tradicionalmente vista como una herramienta para el control y, en consecuencia, la gestión o la reducción de riesgos. Sin embargo, existen importantes limitaciones a cómo la tecnología puede abordar las cuestiones aquí mencionadas. Basándose en Luhmann, Kallinikos retrata a la tecnología como una forma estructural cuyas principales características son el cierre y la simplificación funcional. Esto significa que podemos tratar con la realidad mediante la simplificación de ésta en un dominio cerrado y especificar la forma en que la tecnología puede hacer frente a cada uno de los elementos en este ámbito y en sus estados. La tecnología, entonces, tiene limitaciones importantes cuando se trata de incertidumbre - en palabras de Kallinikos: "la tecnología trata con lo inesperado excluyéndolo ".

Después de este debate general sobre los riesgos y la tecnología Kallinikos se vuelve hacia lo que es específico para los sistemas informáticos de gran escala resaltando tres aspectos: auto-referencialidad, interconectividad y des-secuenciación del tiempo. La auto-referencialidad denota el hecho de que la información no es sólo datos relativos a la realidad. Cuanto más información recogemos y procesamos, más información vamos a producir relativa a la información. Esto puede llevarnos a una especie de complejo sistema autónomo de información y una “desanclaje de la realidad inmediata”. Los otros dos aspectos de los sistemas de información de gran escala se refieren más directamente a las cuestiones relativas a la integración, la complejidad y el riesgo que se ha mencionado anteriormente. A través de una mayor interconexión de los sistemas de información, creamos sistemas más complejos que son más difíciles de controlar. Y este aumento de la interconexión de los sistemas contribuye a lo que denota Kallinikos como des-secuenciación del tiempo, en dónde los procesos estarán incrementalmente más vinculados, no sólo de manera secuencial, sino también ejecutándose en paralelo. Este tipo de vínculo paralelo entre los procesos crea lo que Perrow (1984) define como complejidad interactiva (en contraposición a las interacciones lineales) y que él considera como la fuente principal de imprevisibilidad y falta de fiabilidad de los sistemas tecnológicos.

La complejidad apenas se menciona en los escritos de Beck. Sin embargo, su teoría muy bien puede ser vista como una teoría de la complejidad, porque lo que está haciendo más importantes los riesgos en nuestro mundo es precisamente su creciente complejidad - una complejidad que se crea a través de la investigación científica y el desarrollo de soluciones tecnológicas cada vez más sofisticadas. Y el núcleo dinámico de este complejo mundo es la propagación de los efectos secundarios. Beck pone de relieve un patrón particular de cómo los efectos secundarios a menudo se propagan. No sólo con la creación de una cadena de efectos secundarios (efecto dominó), sino que cada vez más a menudo forma efectos bumerán - se regresa al lugar del acto original que disparó toda la evolución que se estaba llevando a cabo y causa que el resultado sea más o menos el contrario de lo que pretendía el actor. Esto es lo que Beck llama la reflexividad. Lo que se encuentra como corazón del libro es la medida en que tales procesos reflexivos, que son auto-destructivos, se crean mediante la integración de soluciones de TIC.


Ilustración gráfica del efecto dominó
El libro complementa y compara la teoría de Beck con algunas otras. Esto incluye las teorías de las Ciencias de la Complejidad. Los efectos secundarios son también el centro de estas teorías. Sin embargo, sus autores y partidarios se han centrado en fenómenos diferentes a los de Beck - en particular en las ciencias naturales y la economía (normalización), y han puesto de manifiesto otros patrones creados a través de la propagación de los efectos secundarios. En lugar de los procesos auto-destructivos, se han centrado en los auto-reforzantes. Sin embargo, los procesos reflexivos, que se presentan en el libro son, al mismo tiempo, auto-reforzantes. Esto ocurre porque los procesos que tienen por objeto controlar la complejidad logran lo contrario, porque el control trata de ser alcanzado de maneras que aumentan la complejidad. La complejidad se inicia y se convierte en auto-reforzante.


Referencias mencionadas en los parágrafos seleccionados:

Beck, U. (1986), Risk Society: Towards Another Modernity, London: Routledge.
Beck, U., A. Giddens and S. Lash (1994), Reflexive Modernization, Cambridge: Polity Press.
Schneberger, S.L. and E.R. McLean (2003), ‘The complexity cross: implications for practice’, Communications of the ACM, 46(9), September, pp. 216–25.

Basado en ICT, Risk and Complexity. HASETH, Ole y CIBORRA, Claudio (editores) Cornwall, Gran Bretaña. 2007. Edward Elgar Publishing.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estás invitado a realizar comentarios